Los Sucios en La originalidad en la cultura de la copia

A partir de los resultados, generar una imagen con la cual podemos reconocernos, visualizar y proponer un nuevo estado de las cosas. No en el número de serie, no en los códigos de barras o en los hologramas, no en los rasgos propios del documento original.
Lograr este reconocimiento en la acción de la copia en su proceso y resultado distintivo de la imagen.
El pasaporte es un documento que a pesar de que no lo generamos nosotros, identifica a nuestra persona; nos establece ante la unidad política superior y su legislación. Generar múltiples originales a partir de la manipulación de una copia, nos constituye ante otra unidad política y su legislación. No es sino un trámite, otro paso, otra diligencia necesaria para marcar nuestra identidad.